Lampara a mis pies…

 

 

 

La reflexión bíblica nos muestra todas las palabras que Dios quiso que quedaran registradas en sus sagradas páginas…     ¡Nos muestra la revelación completa de Dios!

La reflexión bíblica aclara todas aquellas dudas que la ciencia o la opinión humana no nos puede resolver acertadamente…     ¡Nos da una correcta interpretación de la realidad!

 

La reflexión bíblica nos hace discernir la realidad circundante desde la perspectiva del Espíritu, y no desde los parámetros terrenales y caducos que distorsionan el verdadero propósito por el que estamos sobre la tierra…     ¡Nos hace “ver” más allá de los espejismos!

La reflexión bíblica nos permite recibir el consejo oportuno y directo de Dios para el momento específico por el cual estamos atravesando…     ¡Dios siempre nos habla!

La reflexión bíblica satisface nuestras necesidades más profundas; aquellas que no se pueden saciar con los medios terrenales, ni con los placeres momentáneos de la carne…     ¡Es nuestro alimento!

La reflexión bíblica sana nuestro interior; su acción viva y eficaz transforma nuestros pensamientos, emociones y voluntad…     ¡Nuestra medicina!

La reflexión bíblica nos hace experimentar la cercanía de la presencia de Dios, y por consiguiente su paz que sobrepasa todo entendimiento…     ¡Nuestra constante compañía!

“Lámpara es a mis pies tu palabra,

y lumbrera a mi camino”

Salmo 119:105

 

 

Autor: Victor Rodriguez R.

Derechos Reservados 2021

Impactos: 1